Para que el pueblo trabajador y migrante tenga voz en el Parlamento Europeo

Javier Couso, Eurodiputado del Grupo de la Izquierda Europea (GU/NGL)

Hemos terminado la legislatura europea y ya estamos a las puertas de una nueva
campaña electoral que llevará a Bruselas y a Estrasburgo a personas electas de
veintiocho países. Si miramos atrás, a los cinco años pasados, nos daremos cuenta
rápidamente que la Unión Europea vive una crisis existencial. Ni siquiera los que
llevan el timón tienen claro qué hacer, como comprobamos en el pleno de
Estrasburgo al escuchar a Juncker proponer cinco posibles salidas.
En estos cinco años hemos vivido la mayor crisis de refugiados desde la Segunda
Guerra Mundial, una crisis que ha afectado a millones de personas y que ha llenado
horas de debates estériles que no han atajado el problema y que, por contra, han
roto la cohesión europea rompiendo con la ilusión de una tierra de asilo.
Solo con este ejemplo podemos entender cómo actúa la UE ante los problemas.
Como un avestruz, entierra la cabeza y se niega a entender. Oíamos palabras que
exigían poner vallas más altas y otras que querían evitar el problema,
subcontratando campos de concentración fuera de las fronteras. Pero ninguna
palabra para entender los porqués, ni siquiera una breve reflexión para pedir
disculpas ante nuestras intervenciones militares en los países de mayor emisión de
estas personas, que están protegidas por nuestra legislación comunitaria. Gente
desesperada que huía de nuestras invasiones, de nuestras intervenciones
humanitarias; unas a remolque de los intereses de Washington y otras al calor de
antiguas grandezas coloniales en tierras regadas por petróleo o gas.
Y así va todo, una Unión Europea cada vez más desigual, que exprime países
hermanos al dictado de la Troika, con un Sur y unas periferias sin industria,
dedicadas a la mano de obra barata, al sector servicios y a pagar deudas que se
llevan gran parte de sus esfuerzos económicos colectivos. Una unión política, pero
sin fiscalidad común y con un Banco Central que tiene prohibido rescatar a sus
propios estados. Una UE que pretende competir con EEUU y los gigantes asiáticos
por medio de la devaluación de sus trabajadores, en lo que es de facto un cambio
de civilización que nos lleva de los anhelos de los estados del bienestar a los
estados de la precariedad. Una Europa de trabajadores y trabajadoras pobres.
¿Qué hace Europa ante los desafíos geopolíticos? Practicar una política exterior
seguidista de los intereses estadounidenses que mira a los demás países con
superioridad moral, que practica la política de las sanciones unilaterales y que no
cuida sus vecindades.
¿Qué hace la UE en el marco de las políticas comerciales? Plantear acuerdos con
espíritu neoliberal, abrir las puertas de los servicios públicos a las grandes
transnacionales y primar por encima de las economías sostenibles los acuerdos de
libre comercio que equiparan estados a multinacionales.
¿Qué hace la UE ante el cambio climático? Hablar mucho y hacer poco. Dejar a los
lobbies de la industria contaminante hacer y deshacer; y taparse los oídos ante las

demandas cada vez más claras de nuestra juventud, que hoy nos marca el camino
cuando se manifiesta por centenares de miles en nuestras calles.
La Unión Europea corre peligro de desintegrarse si no da un giro de ciento ochenta
grados. Si no se democratiza, si no protege a sus poblaciones, si no reduce la
desigualdad, si no pone a las mujeres en el centro, si no acomete un gran plan de
renovación verde, si no practica una política de paz y si no crea un espacio de
crecimiento, protección y seguridad pacífica.
En estos cinco años he puesto mi voz para defender nuestra Europa, que es
positiva y que es la antítesis de la Europa de los tratados neoliberales. A veces muy
solo, pero siempre orgulloso y digno, he servido de altavoz a la clase trabajadora, al
pueblo migrante que vino a engrandecer nuestro país, a la buena vecindad y a la
paz.
Hoy, quiero hacer un llamado para que acompañéis a la candidatura de la Izquierda
en Positivo/Revolución Ciudadana
. Una candidatura que es plural, que está
compuesta por personas de izquierda, por nacidos aquí y en Latinoamérica, por
hombres y mujeres que van a llevar al corazón de Bruselas las voces que surgen
desde el centro de nuestros barrios y comunidades. Una candidatura rabiosamente
independiente, de izquierda sin complejos, feminista, internacionalista y amante de
la paz.
El 26 de mayo, nos tienes aquí, a los que, desde los movimientos sociales, desde
las calles, no vamos a dudar en hablar con el lenguaje de las nuestras, de los
nuestros, de los de abajo. Porque somos la izquierda que hace falta; libre, soberana
y con el valor ciudadano que emana de la Ilustración y de los valores republicanos.

Related Posts
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *